El coleccionionismo de vehículos clásicos es tan diverso como tipologías de vehículo existen.

Podemos dividirlos en tres grandes grupos: Motocicletas, Automóviles y Vehículos Industriales.

Tan clásico es un modesto utilitario como un deportivo del más alto renombre, y por tanto tan merecedor de ser conservado o reconstruido uno como otro, sin olvidar las berlinas medias, las motocicletas y ciclomotores de todo tipo y estilo e incluso los vehículos industriales, y tractores, de los cuales poca gente se acuerda, y menos aún los reconstruye o conserva y son tan parte de la historia de la automoción como cualquier otro.


En primer lugar comentar que una colección de vehículos clásicos puede ser de una sola unidad... ya que se trata de un vehículo que, por sus características, es un bien coleccionable y por tanto es objeto de colección por si mismo, y que, no solo su uso, sino que su posesión también puede resultar gratificante.

Tras una primera unidad, la incipiente colección, siempre puede ir en aumento si el deseo del coleccionista y sus circunstancias los permiten.

Los motivos que lleven a iniciar una colección de vehículos pueden ser muy diversos, desde el componente puramente nostálgico, dónde los recuerdos y añoranzas de tiempos pasados juegan un papel determinante en la elección, al motivo meramente mercantil, como negocio o inversión, pasando por motivos de afinidad a un marca, a una estética, a una época, a un estilo de vehículo, o a la combinación de varios o todos ellos.

También puede ser una colección totalmente heterogénea, simplemente escogiendo modelos que por el motivo que sea parezcan interesantes a ojos del coleccionista pero sin un nexo común.

Los vehículos, de forma general, para ser considerados clásicos tienen que tener más de 25 años de antigüedad, esto no significa que un vehículo que aún no haya cumplido los 25 años no pueda ser un vehículo de colección, puede serlo por tratarse de un modelo exclusivo y/o de difusión muy limitada.


Que un vehículo no sea excepcional o exclusivo, no es motivo para que no sea conservado, a la espera de llegar a la antigüedad mínima.

Por lo que respecta a la valoración de los vehículos clásicos, y, sobre todo, a la fluctuación de ésta, hay que tener en cuenta que no siempre es lineal ni progresiva en relación a la antigüedad ni al precio del vehículo cuando éste era nuevo y que el valor de mercado, como en cualquier otro bien susceptible de ser comprado o vendido, sea o no de colección, se rige muchas veces por tendencias, modas y, lógicamente, su originalidad y su estado de conservación o restauración.


Valoración | Peritación de Siniestros | Coleccionismo | Sobre nosotros | Contactar | FAQ | Mapa del sitio

Condiciones de uso y política de privacidad

Copyright Cochesclasicos.com © 2013